¿Cómo se “cocina” el barómetro electoral del CIS?

Tendría que haberse hecho público el pasado lunes el barómetro electoral de octubre, pero los encargados de su “cocina” habrán tenido contratiempos inesperados que han retrasado su salida hasta hoy, miércoles 05 de noviembre.

Siendo honesto de primeras, su retraso solo se puede achacar a una intencionalidad política desde el partido gobernante por el ascenso de Podemos, partido por el que todos saben que no profeso precisamente simpatía. Desde el 13 de octubre que terminaron las entrevistas hay tiempo de sobra para sacar el barómetro electoral el primer lunes de noviembre, ya que se trata de un organismo público con centenares de empleados. Esto lo sabe perfectamente el PP aunque ahora no diga nada, pero las hemerotecas están ahí y es algo que si hizo cuando el PSOE las retrasó en julio de 2011 por las malas previsiones hacia los socialistos.

Me encuentro muchas veces que la gente se escandaliza únicamente porque las encuestas se cocinan, cuando es necesario cocinarlas o cruzarlas con otros datos para reflejar mejor su valor real, para proyectarlas. También escribo esto porque creo que es mayoritaria esa chorrada de “no creo en las encuestas, porque si tu tienes dos panes según las estadísticas cada uno tenemos uno” que tanto daño ha hecho a tomarse en serio las ciencias sociales. Si estas tienen un instrumento clave para ser ciencias son precisamente las encuestas, la estadística empleada con su máximo rigor porque también se trata de un arma para moldear la opinión de la sociedad con la profecía autocumplida.

El caso es que antes de valorar nada hay que saber cómo se hace el barómetro, que receta emplea para cocinarlo y después pues valorar en concreto si tienen algún sentido los resultados dados hoy por el Centro de Investigaciones Sociológicas.

logo_cis

¿Cómo se ha hecho el barómetro electoral de octubre del CIS?

Los indicadores electorales del CIS son los únicos que no tienen sus fórmulas —o recetas de cocina— puestas bajo dominio público. ¿Por qué? Pues no se sabe, ellos mismos dicen en su metología (bajad hasta el final) que se debe a que “cambian con el paso del tiempo y cada equipo directivo del CIS”.

indicadores electorales CISLo que si se sabe son las preguntas que hacen a los encuestados, cuantas entrevistas se conceden, sus tabulaciones, el resultado de la intención directa de voto y también se tiene el pasado para comparar la diferencia entre su pronóstico y los resultados electorales reales. Lo que se hace con la intención directa de voto y todo lo demás, es lo desconocido. Es muy difícil hacer esta encuesta sin caer en sesgos, pero los sesgos intencionados también son muy sencillos de vislumbrar cuando te ponen todo delante.

ficha CIS octubre 2014

Los indicadores electorales los tenemos aquí mismo, donde se nota de primeras el sesgo bipartidista a simple vista.

barometros electorales

Las preguntas realizadas para este barómetro las encontramos en este documento publicado hoy mismo.

La principal pregunta es más que obvia, “De celebrarse elecciones ¿A que partido votaría?”. Esto es lo que se conoce como INTENCIÓN DE VOTO o intención directa de voto. No hace falta cocina alguna, es un dato en crudo que nunca ha reflejado fielmente la realidad, pero si proporcionalmente.

Los gráficos con este dato son muy graciosos, porque tienen uno específico para el PPSOE, pero después uno con el resto de partidos donde “Otros” es la fuerza política con mayor intención de voto de todo el panorama electoral. Nos pueden gobernar los “Otros” en las siguientes generales, por lo que se ve.

intencion de voto CIS OCTUBRE 2014

La tabla completa con todos los datos en INTENCIÓN DE VOTO la tenéis aquí.

Después están las demás preguntas que serán cruzadas según una fórmula “secreta” con otros indicadores como la SIMPATÍA (¿Qué partido te genera más simpatía?), el RECUERDO (¿A quién votaste en las anteriores generales?) y multitud de tabulaciones por otras variables como la clase social, escala de ideología política o variables sociodemográficas. En cada una de ellas encontraréis el documento correspondiente.

Tras este trabajo que supone coger un dato en bruto como la intención directa de voto y convertirlo en una estimación real —algo que insisto es necesario— surge el dato de ESTIMACIÓN DE VOTO que es lo que no se sabe cómo se hace.

La tabla completa con todos los datos en ESTIMACIÓN DE VOTO la tenéis aquí y este es el resultado del barómetro de octubre de 2014, hecho público esta misma mañana:

BAROMETRO CIS OCTUBRE 2014

¿A simple vista algo no encaja en todo esto, verdad?

¿Cómo fue el anterior barómetro electoral del CIS para las elecciones europeas?

Solo pondré un ejemplo, pero pueden consultarse todos los demás aquí. Es bien simple, no fueron acertados pero si proporcionales. Los resultados pronosticados fueron diferentes a los reales, pero si mostraron una proporcionalidad muy relativa con los resultados como ha sucedido siempre.

Estas fueron las estimaciones:

PREELECTORAL ELECCIONES PARLAMENTO EUROPEO 2014

Estos fueron los resultados:

Resultados elecciones europeas 2014¿Qué podemos ver con esto? Que el primer puesto lo sigue manteniendo el PP, el segundo el PSOE, el tercero IU y en el cuarto se releva a UPyD por Podemos que fue una sorpresa para todos. Hay una relativa proporcionalidad en los resultados proyectados, bastante vaga en las cifras reales, con la única excepción de la irrupción de Podemos que nos descolocó a todos pero que ya no es novedad en el panorama electoral de este país.

En el barómetro actual de octubre se da la paradoja de ser el primero de toda la historia de la estadística española en donde el primer partido en intención de voto directa es relegado tras “la cocina” al tercer lugar; justificádolo únicamente en el factor SIMPATÍA, el factor RECUERDO (donde Podemos no es contemplado), el voto anti-Podemos de los indecisos más conservadores y una metodología oculta que jamás se ha hecho pública. No tiene ningún sentido ni rigor científico, pero así ha sido publicado y se nos pide fe para creérnoslo, aunque parezca a todas luces que lo que sería una proyección correcta con Podemos como primera fuerza en estimación de voto ha sido repartida entre el resto de fuerzas políticas para debilitarla.

Otros asuntos a valorar en todo esto son la simpatía hacia los políticos, en donde el Ken Sánchez por lo visto sale reforzado a cambio de que Pablo Iglesias no aparezca, porque no se encontraba activo Podemos durante las anteriores generales. También que los problemas que más preocupan al conjunto de la población son el paro, la corrupción política y la coyuntura económica en general; siendo precisamente el PP y el PSOE agentes principales de los tres problemas.

Conclusiones finales

En general no encuentro la manera de “cocinar” una intención directa de voto como la dada para que salga la estimación de voto dada. Me parece imposible, las cifras no me dan para ello y llevo intentándolo toda la mañana de mil maneras ya casi inverosímiles.

Es la primera vez en toda la historia de la estadística española donde el primer partido en intención de voto directa es relegado tras “la cocina” del CIS al tercer lugar.

Debería verse proporcionalidad entre la INTENCIÓN DE VOTO y la ESTIMACIÓN DE VOTO, como ha sucedido siempre.

Podemos ya no es sorpresa para las estadísticas del CIS, por lo que contemplarlo dentro de “Otros” o no colocar a su líder Pablo Iglesias entre los políticos más o menos valorados es un descaro descomunal.

La cocina del CIS ha sido presionada para alterar claramente los resultados, aprovechando que la metodología de los barómetros electorales son los únicos ocultos al público.

Parece que lo que sería una proyección correcta con Podemos como primera fuerza en estimación de voto, ha sido repartida entre el resto de fuerzas políticas debilitando exclusivamente a esta fuerza política.

El CIS es necesario para todos los que estudiamos las ciencias sociales. La estadística y las encuestas públicas también, pero se está instrumentalizando este elemento público desde la Presidencia del gobierno para coaccionar a la desesperada la opinión de la gente en su beneficio de cara a las generales de 2015.

 

Nada más, que salud y a manipular encuestas.

 

 

3 thoughts on “¿Cómo se “cocina” el barómetro electoral del CIS?”

  1. Pingback: ¿Cómo se hace y “cocina” el barómetro electoral del CIS?
  2. Trackback: ¿Cómo se hace y “cocina” el barómetro electoral del CIS?
  3. Pingback: Anónimo
  4. Trackback: Anónimo
  5. Omar Eslava López says:

    INCREIBLE ARTÍCULO, ERES EL PUTO AMO.

Deja un comentario