Diálogo armado sin futuro

Una noche sin importancia en la oscura época del fin del mundo. Un joven miembro de un peligroso y sanguinario grupo terrorista acaba de ser condenado a “cadena perpetua revisable” y es interrogado por un subinspector de la Policía de España S.A. antes de ser trasladado a su celda.

-¿Cuántos sois?
-Me gusta tu pelo mogollón.
-¿Dónde tenéis las armas?
-Tu abuela trafica.
-¿Quién es vuestro líder?
-Espinete.
-¿Tenéis explosivos?
-A manta.
-¿Dónde escondéis a los piratas informáticos?
-¿Me das un pitillo?
-¿Por qué empezasteis con el terrorismo?
-Lucha armada, ignorante, lo nuestro es lucha armada; lo vuestro si que es terrorismo y del peor de todos, del legal y cobarde.
-Al fin hablas, terrorista. ¿Entonces solo por eso? ¿simple venganza?
-Vale, jugaré contigo a las preguntas un rato. Pues empezamos por venganza, por qué va ser, no hace falta nada más. La venganza nos unía, el futuro nos separaba.
-¿Cómo? Explícate asesino.
-Pues eso, cerdo, que ninguno de nosotros nos poníamos de acuerdo con que alternativa plantear si el ansia del capital hace tiempo que agotó este mundo, pero si sabíamos lo que despreciábamos todos en común. Entonces nos unimos por ahí en vez de quedarnos a discutir por el futuro idílico sin hacer nada, como le pasa al resto de la gente que mucho protesta pero no resiste.
-Vaya, así que te crees un héroe, ¿no?
– Tú eres tonto. Solo hemos optado por vengar a todos los esclavos aunque no nos lo pidieran, en vez de proponerles una alternativa que probablemente no aceptarían gracias a vuestra propaganda. Hacer y no hablar, ahí es cuando empezamos a matar a todos los hijos de perra con muchos billetes que fuimos capaces de pillar, hasta que de potra me cogiste.
-Tú lo llamas suerte, nosotros trabajo y ganas de proteger a los demás. ¿Sabes que no saldrás de entre barrotes jamás, asesino?
-Pse, la verdad es que ya nada me preocupa, los oligarcas seguirán muriendo porque ahora que hemos dado ejemplo saldrán muchos más como nosotros. El que tiene un problema realmente eres tú, porque no eres capaz ni de ver tus barrotes en este mundo que se cae a pedazos.
-Ejemplar, sí señor. Estás lleno de buenas intenciones por lo que veo. ¿Entonces no me incluyes a mí entre esos que odias? Mataste a muchos policías en tu “santa cruzada”.
-No te odio, solo me das asco. Tú eres otro esclavo, pero de la peor calaña porque encima luchas por perpetuar su dominio. Por eso os matamos y os seguiremos matando. Algún día te darás cuenta de lo miserable que eres y desenfundarás contra tus amos, pero quizás ya sea demasiado tarde para ti.
-Ajam, ya veo, eres un visionario. Así que vosotros nos salvaréis a todos de la “tiranía democrática”. ¿No es así?
-Para nada, yo no soy como tus “democráticos” amos no electos y sudo del poder. Nosotros simplemente somos agentes del caos, al igual que tú eres un agente del orden. Ojalá los que vinieron antes que nosotros lo hubieran conseguido intentando derrocarles, pero ya es tarde y solo queda disfrutar de lo que queda de este réquiem colectivo.
-¡Estás como una cabra!
-Jajaja, puede, pero no es mi culpa. Piénsalo y echa un vistazo a la mierda que llamas vida. Nos dejaron a todos sin sueños antes siquiera de nacer, solo nos queda ver arder este mundo tan mal construido, liquidando a sus principales arquitectos. Hacerles pagar por llevarnos a la extinción, por provocar a los nuestros tanta miseria mientras ellos festejan nuestro suicidio colectivo con champagne y caviar desde sus oxigenados rascacielos. Eso es todo, así es, destrozar el orden para traer caos y disfrutarlo un poco. Un caos donde los encadenados sean conscientes de su esclavitud y saboreen el amargo sabor de la libertad con el único fin de que se vuelvan adictos. El resto ya no es cosa nuestra y nos da igual, porque ya no queda nada.
-¡Se terminó el interrogatorio! ¡Encerradle!
-¿Ya? ¡Me estaba divirtiendo! Oye señor cuerdo, ¿y mi pitillo antes de jugar al escondite?
-¡Lleváoslo de aquí!
-Jajajaja, me caes bien, te echaré de menos. ¡Eh cerdo, con cuidado! ¡Que ya me muevo yo solito!

2 thoughts on “Diálogo armado sin futuro”

  1. Alicia Orellana says:

    A pesar de la errata, me encanta la frase “que los encadenados sean conscientes de su esclavitud.” Porque es una errata, ¿verdad?

    1. Miguel G. Macho says:

      Sip, y lo acabo de arreglar. Escribo del tirón normalmente y se me cuelan a decenas xd.

      Muchas gracias por avisarme y más aún por leerlo 🙂

Deja un comentario