Emplear la ética para conocer tu moral

Lo importante de diferenciar ética y moral.

Etimológicamente ambas tienen el mismo significado, porque moral viene del latín y ética del griego, significando ambas “hábito o costumbre”; pero el desarrollo dialéctico de las ideas del hombre las ha diferenciado de manera clara. Principalmente porque cada una responde a preguntas diferentes.

La moral es el conjunto de principios, criterios, normas y valores que dirigen nuestro comportamiento; que nos hace actuar de una determinada manera y nos permite saber qué debemos hacer en una situación concreta. Lo práctico, saber donde está el bien y el mal en cada acción que hagamos respondiéndonos siempre a la pregunta: ¿qué debo hacer?

La ética es la reflexión teórica sobre la moral. Es la encargada de discutir y fundamentar reflexivamente ese conjunto de principios o normas que constituyen nuestra moral. Lo teórico, la reflexión que nos responde a las preguntas: ¿qué es la moral? ¿cómo se fundamenta? ¿cómo se aplica la reflexión a la vida cotidiana?

La ética por tanto es absoluta y no depende de cada uno, pero la moral si. Aquí es donde entra una batalla en la mente de la gente por convertir en absoluto lo que está “bien y mal”, porque la gran mayoría de ideas que tengamos en el presente proceden de filósofos que las pensaron en el pasado. Es la batalla por la moral, la lucha por decidir lo correcto y lo incorrecto, donde hay dos morales principales que dominan nuestro mundo occidental (los orientales, arabes/persas, africanos, etc. tienen otras fuentes) y en la mayoría de nosotros mezclamos sus principios, criterios, normas y valores para construir una mezcolanza que será nuestra propia moral. Todo concepto que tengas sobre lo que está bien o mal no es tuyo, sino que viene de morales pasadas, por lo que hagamos un poco de ética.

platon

La moral platónico-socrática, el pilar de moral judeo-cristiana, proviene del idealismo de Platón con su idea superior del “bien” como ente totalitario y precursor de Dios. Así de simple, el bien es algo superior e incuestionable con existencia en “el mundo de las ideas” que no tiene fuentes reales ni razonamientos humanos. Existe el bien, sin más. Una moral la platónica que no es exclusiva de los religiosos porque se puede ser ateo y practicarla, algo que abunda mucho. A modo de ejemplos te dice que mostrar libremente tu cuerpo como mujer está mal, que hay algunos videojuegos que deberían prohibirse por transmitir valores que no son los tuyos o mismamente que la caridad es algo bondadoso. Esta moral es muy abundante en el considerado pensamiento “de derechas”, por la atribución que ha hecho de ella el catalocismo, pero también en todo aquel que busque imponer sus principios en los demás sin razonar o no sepa de donde le viene su ideal del bien.

kant

Otra moral mucho más abundante hoy día es la de Kant, la moral kantiana y su “imperativo categórico” de neutralidad del bien. En esta aplicación de lo correcto nos alejamos de los “imperativos hipotéticos” de las religiones e ideologías, totalizando lo correcto según un único mandamiento fundamental nacido de la razón y no de la autoridad divina, desde la que se puedan deducir todas las demás obligaciones humanas. Se resume básicamente en la afirmación: “ojalá todo el mundo puesta en estas condiciones actuase de esta misma manera que voy a actuar” o “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”. Esta moral te hace respetar la propiedad privada porque robar está mal siempre, asumes toda “caballerosidad” (los llamados micromachismos hoy día) como abrirle la puerta del taxi a una mujer y que la mentira aunque la hagas piadosa la ves como un acto inmoral de fondo. Esta es la moral de la burguesía hoy día y contamina toda la superestructura de nuestra sociedad, aunque después el mundo sea infame y Kant saldría de su pueblo por primera vez para darles de hostias a todos.

nietzsche

Llegado este punto aparece un tipo llamado Nietzsche, coge un martillito y empieza a meterle hostias a la torre que es la filosofía buscando tirarla abajo. Es imposible resumirle en un párrafo, pero este genio al que odio lo critica todo con su método genealógico (buscar el origen), desde el arte hasta la moral, considerando a la moral europea una negación misma de la vida y la naturaleza humana. La moral de los esclavos la llama, que se enfrenta a la moral de los señores porque buscan negar los principios humanos de crueldad como la exaltación de la felicidad más pura, que provoca pena en aquel que sufre la crueldad y de ese sentimiento de los esclavos nace la moral. Esta represión de la moral judeo-cristiana lleva a la resignación del hombre negando su voluntad de poder, trasvalorando lo que está bien y mal en conceptos erróneos de “piedad” hasta intoxicar toda la cultura humana. Para el bigotes negar la crueldad aceptando ser pacíficos por imposición social, llegamos a la “culpa” y la “mala conciencia”, generándose la misma moral que nos refuerza la negación del espíritu humano. Él busca destruir toda moral, retornando al origen del estado de naturaleza sin que ninguna construcción moral humana lo “intoxique”, y desde ahí generar una moral nueva llamada del Übermensch (suprahombre), que es una persona capaz de generar su propio sistema de valores identificando como bueno todo lo que procede de su genuina voluntad de poder (crueldad). Esta no-moral fue malinterpretada por el monórquido de Hitler, al que Nietzsche hubiera llamado decadente y roto la cara a pedradas de haberlo conocido, pero también suele ser malinterpretada por todo el mundo por las cargas morales anteriores que ya llevan. Esta no-moral te lleva a aceptar la lucha armada contra un Estado que consideras decadente, a la afirmación de que un tipo que deba dinero se merece la crueldad del acreedor y a que como tienes voluntad de dominación puedes imponerte sobre los demás. A todo lo que quieras, porque no existe el bien y el mal como construcciones decadentes de la “pena” que son y la voluntad de poder cambiar las cosas según tú crees lo es todo.

A partir de aquí la explosión de “moralidades” es variopinta aunque lo masivo sean las dos primeras, pero yo me centraré en Sartre y su existencialismo ateo contrario al del padre del existencialismo (Kierkegaard) y yendo un poco más allá del desprestigiado Heidegger. Creo que ha sido el único comunista (aunque fuese díscolo en este tema y desprestigiado por ello) que ha tratado el tema de la moral en los movimientos que buscaban superar el capitalismo de manera lúcida, porque sus predecesores marxistas hacen mezcolanzas por la “moral humana real” sometida siempre a la lucha de clases (cayendo en el ideal del bien platónico) o rompen solo parcialmente con la moral previa tachándola de burguesa sin asumir científicamente la dialéctica moral que les trajo hasta aquí.

sartre

La moral de la existencia per se, rompiendo con todos y también con el vitalismo de Nietzsche. Es de donde más bebe mi propia moral, que resumiré diciendo que “el hombre por su propia naturaleza está condenado a ser libre y no a dominar”. No se ha creado a si mismo pero es libre, porque una vez es arrojado al mundo es responsable de lo que hace con lo que hicieron de él. La pasión y la voluntad de poder no son un torrente devastador que conduce fatalmente al hombre a dominar con esa excusa, porque cada hombre es responsable de su pasión. Tampoco se puede encontrar referencias en una moral ya dada que lo oriente, porque cada ser humano se descifra a si mismo adquiriendo y siendo responsable de su propia moral. En definitiva, que el hombre existe sin motivo alguno ni destino, sin ningún apoyo ni socorro, y está por tanto condenado a ser libre y reinventarse a cada instante. Esta moral te lleva a querer destruir al irresponsable banquero por arrebatarle la libertad a la que está condenada una persona desahuciada, a luchar contra el que por creer en su voluntad de poder golpea a una persona indefensa sin ser responsable de su pasión, a luchar contra aquel que busca imponer sus criterios de bondad y maldad a los demás evitando que se reinventen a cada momento y a desear ver un mundo libre de toda imposición material y moral de la burguesía, porque todos los seres humanos estamos condenados a ser libres aunque no queramos o nos impongan las cadenas unos irresponsables que no controlan su voluntad de poder.

La vida es la naúsea por estar condenado a ser libre, lo acepto y soy responsable de ello, pero sin embargo, existo. Sin más.

Salud y ética.

8 thoughts on “Emplear la ética para conocer tu moral”

  1. Carlos Luque says:

    Muy bien, Miguel. Estos son de los textos sencillos y útiles que conviene de vez en cuando encontrar. Gracias por tu aporte.

  2. Alicia Orellana says:

    Reblogged this on En el País de las Maravillas and commented:
    Añade tus pensamientos aquí… (opcional)

  3. Miguel G. Macho says:

    Gracias a ambos 🙂

  4. Chip says:

    Leyendo este artículo uno recapacita y se da cuenta de que la gran mayoría de libros de texto para estudiantes vigentes hoy en día son meros manuales para memorizar. Aunque paradójicamente el único libro de texto que se libra de ello es siempre el de religión…

    Y es que lo has descrito de tal manera que se comprende sin perder rigor. Solo me queda darte mi enhorabuena. Así da gusto ^^!.

  5. jose fernando chicano says:

    opino que Bertrand Rusel resuelve con mas dignidad nuestra existencia

  6. Miguel G. Macho says:

    Gracias Chip 🙂

    Russell reproduce a su ídolo Hume, y este alega al sentimentalismo y jamás razonó sobre los porqués sino que se limitó a explicar su utilidad con eso de que “la razón debía estar subordinada a los juicios morales”. Negó la materia como origin de la razón que también negó como fuente de todo juicio, limitándose a aplicar el sentimentalismo ahí, algo que me parece colado con calzador porque no resuelve nada y deja todo en el aire. En mi opinión no dice gran cosa con su escepticismo y emotivismo, pero para gustos los colores oye y es un personaje que ha influido mucho a los ingleses.

  7. Hernán Narbona Véliz says:

    Estimado Miguel:
    Descubro recién tu blog y me motivó mucho leer tu presentación y tu invocación a la Ética. Mi nombre es Hernán Narbona Véliz, soy Escritor.
    Seguiré leyendo tu interesante blog. Una pequeña observación: tu correo de Gmail no funcionó.

  8. LuisWSev says:

    Hola Miguel, me parece muy interesante tu blog. Hay un par de referencias que he echado de menos. Sin duda ‘la moral anarquista’ de Bakunin, que plantea una crítica a la moral burguesa bien presentada y estructurada (y que sin duda caló en la praxis del movimiento obrero antiautoritario que acabó poniendo en marcha la revolución social en España,
    La segunda es alrededor de Eric Fromm. No se si se puede hablar de una moral en Fromm (no lo conozco tanto) pero lo que he estado mirando si da para un cuestionamiento y una presentación de comportamientos alternativos, en la línea de lo que es una moral.

Deja un comentario