España hecha Libia

Cuando me pongo en el lugar de un Libio me brota una rabia interior inexplicable y que siento muy cínica porque jamás he vivido una guerra. Sé que es todo falso, pero me crece por momentos la furia, la impotencia, la rabia y las ganas de destruir a aquellos que han acabado con todo lo que conocí. Me convertiría en una fiera rabiosa solo para huir del insoportable dolor de ser hombre, aunque ello me llevase a convertirme en lo que odio.

La maldita empatía me hace sufrir, porque hago comparación con España, el país plurinacional (tribus de Libia) donde resido por ahora, y soy capaz de imaginarme la situación totalmente.

Imagino como me levanto una mañana para ir a trabajar y en la televisión cuentan que en Barcelona (Trípoli) se ha producido un gran atentado con decenas de muertos, pero de autoría desconocida. Los medios locales informan así, porque no se sabe nada más allá de que emplearon rifles automáticos, pero en el extranjero hablan de que la responsabilidad es inexplicablemente del presidente de España que atenta contra su propio pueblo desarmado. Nadie comprende porqué haría algo así tras tantos años de paz y no dan prueba alguna, pero muchos medios de fuera lo afirman con total seguridad y… joder, puede que hasta sea cierto ¿no?

Al día siguiente otra noticia similar en los medios locales, pero añaden que se trata de grupos organizados con armamento de última generación que han disparado contra la gente al azar en un mercado de Madrid (Sirte). Se desconoce su procedencia, pero los muertos y heridos son cuantiosos. En el extranjero, hasta en la cadena Al Jazeera de Qatar, vuelven a culpar al presidente de los atentados inmediatamente y ya hay mandatarios de países importantes como Francia o Inglaterra solicitando el fin de las “hostilidades del régimen monárquico español contra su propio pueblo”. El mundo entero mira a España pero en las calles del país se huele la falsedad de todo esto. Los medios locales ya hablan de otra manera empleando términos como que las “ratas que quieren saquear España no vencerán al pueblo español” y en general solo se palpa miedo por todas partes. Muchos deciden largarse del país cuanto antes mientras pueden.

De nuevo a la mañana siguiente otro atentado, esta vez de bomba. Más y más masacres cada vez más salvajes. Todos los días se repite lo mismo y esos dignísimos mandatarios extranjeros de traje y pelo rubio ya han solicitado permiso para invadir nuestro país a la Organización de Naciones Unidas (la mayor puta del mundo “libre”), con la intención de “pacificar la región y liberar al pueblo español”. Nadie entiende que coño quieren liberar en nuestro país, pero la gente se une y sale espontáneamente para apoyar al gobierno contra la intervención extranjera. Nosotros decidimos nuestro futuro y no ellos.

La ONU aprueba en su resolución 1314.JODEOS el apoyo logístico y táctico a los rebeldes españoles que luchan por la libertad. Nadie sabe de que malditos rebeldes hablan ni que va a pasar, pero inmediatamente los medios locales informan de ello con un toque a propaganda de guerra que asusta aún más a la gente. Por la costa los navíos de guerra extranjeros bloquean completamente el país y aparecen milicias salafistas que reclaman Al-Andalus asaltando pueblos en el sur desde Gibraltar, todas armadas hasta los dientes y con pinta de todo menos de españoles. Se declara el estado de guerra en todo el país y se instaura la ley Marcial, alistándose voluntariamente para defender el país decenas de miles de españoles.

guerra-libia

Meses de guerra, mi ciudad natal en ruinas, mi hogar hecho escombros, mi madre y mi hermana sepultadas en un bombardeo francés al Hospital de La Paz, mi padre desaparecido en el frente de Aragón y yo aguantando demacrado en el último bastión de la resistencia que es Madrid (Sirte). Sufrimos bombardeos a diario, los cazas enemigos sobrevuelan a su gusto porque no tenemos capacidad de respuesta, los golpistas entran ya por la Casa de Campo y el presidente no huye como era de esperar sino que permanece en La Moncloa arengando a nuestro ejército contra esas “ratas imperialistas”. Todo está perdido, pero luchamos porque no nos queda otra opción.

Escapé de España por los pelos como un perro con el rabo entre las piernas y ahora me encuentro refugiado en Portugal. Una turba de “moros” mató de una paliza y a puñaladas a nuestro ahora ex-presidente, mientras lo grababan todo con multitud de móviles. En total liquidaron a más de 200.000 personas en varios meses de genocidio contra mi pueblo, desaparecieron 28.000 en misteriosas circunstancias, 40.000 más permanecen entre torturas en las cárceles de la dictadura islámica que trata de dominar las ruinas que son ahora España, los genocidas de la OTAN celebran nuestra masacre y el mundo “libre” en su ilustrado conjunto aplaude la democratización de mi país hecho fosa común. Aplauden la muerte de mi madre, de mi hermana, de mis amigos, de mi ciudad y de todo lo que tenía; que aunque no fuera perfecto era mio y vivíamos bien sin molestar a nadie. Lo aplauden porque no saben ni lo que significa sangrar, sufrir u odiar; estos europeos no saben nada.

Esta misma mañana han informado en los telediarios de un atentado en Roma (Beirut), de autoría desconocida donde han empleado rifles automáticos. Los medios extranjeros culpan al presidente de Portugal que financia desde Lisboa (Damasco) movimientos terroristas para desestabilizar el país.

Inmediatamente decido salir del país sin perder un segundo. Sé lo que va a pasar.

2 thoughts on “España hecha Libia”

  1. israel says:

    Me ha parecido genial, tienes buenos argumentos y los has sabido utilizar. Muy buen articulo, el pueblo juzga sin merecer la autoridad para ello, solo juzga no se documenta. Es facil rendirse a lo que los medios dictan.

    1. Miguel G. Macho says:

      Gracias, es difícil escupir estas cosas sabiendo la opinión “mayoritaria” sobre el tema.

Deja un comentario