La esclavitud asalariada

La esclavitud asalariada, algo evidente pero que mucha gente ignora.

Uno de los pilares de injusticia del capitalismo es que puedes contratar a otra persona si dispones del capital fijo y corriente (un local más maquinaria y dinero) para ello. ¿Qué por qué esto es una injusticia? Por el simple hecho de que trabajando para otro este está explotando tu fuerza de trabajo para obtener él un beneficio, quedándose el fruto del trabajo que has realizado al generar tú la riqueza y no él, para regalárselo solo por poseer el lugar donde trabajas. El trabajador ayuda a progresar al “empresario” regalándole su tiempo y él no recibe nada más a cambio que una patada en el culo cuando deja de generar beneficios. Simplemente es usado como un factor de producción, un asiento más de la contabilidad financiera de la empresa que se encuentra en la casilla 640 del PGC llamada “Sueldos y Salarios”.

Ejemplo práctico. Jorge posee un taller de zapatillas que ha heredado de su padre (o que ha conseguido comprar tras tener suerte de poder ahorrar 30 años currando o tras tocarle la lotería) y decide ponerla a producir con 10 trabajadores, entre ellos tú. Te paga un salario de 1000€ brutos al mes por 40 horas semanales con un contrato indefinido, todo muy legal. Ambos se sienten contentos porque uno al fin trabaja y el otro empieza con su fábrica. Tras el primer mes de trabajo, el te paga los 1000€ de tu salario y tras las retenciones de Hacienda te quedas con 890€; pero a lo largo del mes has generado en zapatillas directamente 12.000€ de beneficios. Jorge le quita el coste de la materia prima, seguros sociales, iva, impuestos diversos, tu salario de 1000€ y le quedan 8000€ de beneficios porque el mercado de zapatillas tiene demanda y se venden como gominolas. Beneficios fruto de tu trabajo, de lo tú trabajaste para él a cambio de un salario, llamado plusvalor, que se queda simplemente porque legalmente es dueño de la fábrica, porque tiene la propiedad privada de ese medio de producción y sus derechos de uso.

Todo es legal, pero Jorge acumula beneficios mientras tú continúas cobrando 1000€, que se revalorizarán cada año a una tasa menor que la inflación, por lo que encima cobrarás menos cada año. En este proceso Jorge puede permitirse ampliar la producción gracias a ir acumulando el fruto de vuestro trabajo, que seguis cobrando a lo mismo mientras tanto, hasta que llega una crisis de sobreproducción (se produce mucho más de lo que el mercado demanda, ocurre siempre por lógica cíclica del sistema) y deja de venderse lo que se produce, acumulándose inventario en el almacén. Jorge empieza a perder dinero o a ganar menos de lo que ganaba antes, no le compensa tener tantos trabajadores (en su expansión contrató 200) y decide contraer su capacidad despidiendo 150, porque “no puede mantenerlos si no vende y quiere salvar la fábrica”. De nuevo todo es legal, pagará despidos según la ley y los trabajadores se quedarán en la calle buscando un nuevo trabajo con esa indemnización como derecho solo conseguido gracias a los movimientos obreros que vinieron antes que él, y Jorge dispone de reservas suficientes tras acumular durante años beneficios (si ha sido un buen gestor) para terminar cerrando el negocio, buscarse otra cosa o ir viviendo de las rentas.

depieDos clases sociales: la que posee y no necesita trabajar por un lado, la que no posee y necesita trabajar para terceros si quiere sobrevivir por el otro. La primera no es necesaria para que la economía funcione, porque es obvio que esa fábrica de zapatillas puede ser “pública” y que el beneficio repercuta en todos, la segunda si que lo es porque el valor lo crea el trabajo. Ahí está demostrada la esclavitud asalariada y la lucha de clases de nuestro presente, algo que todo el mundo se empeña en negar pero que es más que evidente.

Salud y socialización de los medios de producción.

2 thoughts on “La esclavitud asalariada”

  1. whiralais says:

    Llevo ya tiempo pensando en que somos esclavos y que trabajar está mal. Deberíamos colaborar entre todos para todos, no trabajar para unos pocos.

  2. oscarcito says:

    si bien comparto la idea -que también es extensible al Derecho de Propiedad sobre la TIERRA- debo decir que me parece demasiado simplista tu comentario…. hay muchísimas otras variables que no has esbozado siquiera, por lo que queda un largo trecho para discutir al respecto….gracias de todas maneras por el aporte a

Deja un comentario