La historia de mi pájaro Spike y por qué no soporto que la gente enjaule pájaros

Os voy a contar algo muy personal sobre por qué no soporto que la gente tenga pájaros enjaulados. Una apreciación que como digo es personal y con la que no quiero entrar a juzgar a nadie por tener mascotas del tipo que sea, porque cada uno las cuida a su manera como puede y esto es solo sobre pájaros.

Una mañana de marzo de 2007 me desperté con un piar extraño que venía del interior de mi casa, tras haberme acostado a las 4:30 porque curraba hasta muy tarde como operario de cabina en un cine. Vivo en un séptimo piso del suroeste de la ciudad de Madrid, por lo que no es muy común que digamos una situación así.

Aún con legañas, me levanté y siguiendo el piar llegué hasta mi ducha sin entender un carajo, porque el sonido parecía venir de una rejilla que comunica con una salida de humos hasta la azotea. Abro la rejilla por curiosidad y cae de repente en mi mano un polluelo desplumado con los ojillos cerrados, que tendría un par de días de vida y que piaba como un condenado abriendo el pico hacia arriba todo lo que podía. Flipé, obviamente, ¿qué cojones hacía un polluelo ahí dentro? ¿qué mierda hago yo ahora con este bicho?

Llamé por teléfono a mi viejo y tras contarle la situación me comentó que el año pasado le había sucedido lo mismo, porque deben anidar en la repisa de la chimenea. Añadió que había subido aquel polluelo a la azotea y que horas después al subir de nuevo para ver como estaba, ya le habían picoteado la cabeza hasta matarlo. Si tocas a un polluelo la madre ya no lo reconoce y pasa lo que pasa. Pues bien, decidí adoptarlo al instante sin pensar más, porque ni me plantee la otra alternativa de dejar morir a un bichejo así que ahora dependía completamente de mi.

Lo bauticé como Spike porque justo en ese momento acababa de verme Cowboy Bebop y me salió el nombre, sin más rollos.

spike1

Me puse a fabricarle un nido con papel higiénico dentro de un cuenco, con un flexo a un lado para darle calor porque tiritaba, y todo en una caja de zapatos por si le daba por corretear que no se diese la hostia padre. No tenía ni idea de pájaros, por lo que empecé a leer rápidamente por internet lo básico sobre ornitología, ciclo de crianza y cuidados mínimos en la alimentación. Gracias a esto no cometí el error de darle pan mojado en leche como hace todo el mundo, ya que lo hubiera matado en pocos días por lo mal que les sienta la lactosa. Bueno, pues tras identificarlo mal como una Urraca (siempre pensé que era un mirlo pero ha resultado ser un estornino, ¡gracias Trebol-a!) me bajé a comprar un conglomerado de frutos y semillas sin tostar para hacerle una “pasta insectívora”. Algo de buena carne picada por mi, yema de huevo cocido, un poco de cáscara de huevo molida y las semillas machadas con agua caliente. Todo esto bien mezclado fue su “papilla” básica, más fruta, otras comidas y semanas después algunos insectos que capturaba por su cuenta o le cogía yo para que los cazara en plan velociraptor, porque era flipante como correteaba para pillar moscas y mosquitos como si tuviese poderes.

Cuando abrió los ojos lo primero que vio fue mi cara, por lo que la impronta la cogió conmigo identificando su especie con los humanos y no con los estorninos, lo que después se convirtió en un problema para soltarlo pero en ese momento lo desconocía. Para ese bichangano desplumado yo era su madre y no había más que hablar. Me veía y empezaba a piar pidiendo comida, callándose durante un rato que jamás pasaba de las dos horas hasta que volvía a entrarle hambre, destrozándome hasta el sueño y madrugando más por él que por el trabajo.

El cabrón a las dos semanas, más o menos, se plantó en el borde de la caja de un salto y ale, decidió estamparse contra el suelo intentando volar. La expresión “abandonar el nido” que usamos es bastante literal, les da por ahí a los veinte días y no hay Dios que los pare, porque todo está como programado en sus instintos. No me quedó otra que enseñarle a volar, lanzándole sobre mi cama para que aletease y cosas por el estilo. Al final lo consiguió y revoloteaba por toda mi casa para delicia de mi madre, que odiaba a “la puta urraca” porque se cagaba por todas partes y lo picoteaba todo, ya que no entienden algo tan simple como el NO cuando se trata de destrozar una tortilla de patatas o una ensalada.

A las pocas semanas, saliendo a currar, intenté meterle en una jaula grande de un hámster que tuve antaño, porque cagan cada media hora y las toallas que tenía para cubrirme la silla, la cama y el ordenador empezaban a no ser suficientes. Era una rutina llegar a casa y darle de comer tras limpiar las mierdas y mi cuarto olia bastante a pájaro, pero todo eso llegue a aceptarlo no sé muy bien cómo porque soy bastante limpio y me desquicia un poco el desorden. El resultado al meterle en la jaula fue tal desesperación por su parte que no soporté dejarlo ahí dentro. Conocía sus diferentes graznidos porque me había acostumbrado a ellos y aquel era de pura desesperación, así que no tuve más remedio que dejarle de nuevo suelto por casa para alegría de mi madre, que al final terminó cogiéndole bastante cariño.

spike2

El pájaro creció a lo largo de los meses y siempre lo dejé suelto por mi cuarto cuando iba a currar o estudiar, ya que le había colocado todo tipo de perchas y objetos simulando ramas para adecuar la habitación a sus necesidades. En general resultó ser un pájaro muy cabrón que tenía obsesión por los objetos brillantes, hasta tal punto que terminé dejando las llaves directamente en su caja nido. Le gustaba robarme los pitis hasta quemarse más de una vez por cogerlos al revés y también era un sibarita musical, porque solo había una canción (encima japonesa) que le tranquilizaba y no me dejaba escuchar otra sin que se cabrease picoteando los altavoces. También me salpicaba todo de agua cuando pillaba un sitio donde “bañarse”, metiéndose en el agua a chapotear para luego sacudir las plumas por todas partes todo contento y ajeno a la electrónica de su alrededor.

En resumidas cuentas el pajarillo vivía jodiéndomelo todo, saltando a mi hombro o mi cabeza picoteándome donde hubiera pelo y dándose los revoloteos que quisiera por ahí. En esto de ir por ahí tuve algún problema, porque salía en ocasiones a pegarse unos vuelos por la ventana para volver rápidamente, pero un par de veces se perdió y tuve que bajar a buscarlo histérico para que no lo pillase algún maldito gato comepájaros. Intenté remediarlo comprando un buen silbato de ultrasonidos y puse una percha con tres trapos coloridos por fuera de mi ventana para que la identificase bien (ven mejor los colores que nosotros), pero era un jaleo y al final me quede a medias enseñándole poco a poco a “ser medio libre” (por mi error con la impronta) pero teniendo siempre que quisiese el refugio de mi cuarto. Era mi intención pero bueno, no pudo ser.

spike3

Todo terminó un día que me llamó mi madre consternada diciendo que “la urraca” se había quedado atascada entre las ventanas dobles que tengo (no era la primera vez que le pasaba) y el sol directo de verano a 45º la había asfixiado. Creo que ese momento fue de los que más me dolieron en lo que llevo de vida, porque a ese bicho no le tenía simplemente cariño sino que lo había criado como un maldito hijo. No soy de humanizar animales, lo admito porque me parece un error descomunal, pero en esta ocasión pues lo cometí.

Lo enterré en la casa de campo ese mismo día en compañia de mi novia en aquel momento y se acabó todo, pero de vez en cuando me sigo acordando de él y de lo mucho que me aportó ese cabrón desplumado que tanto cambió mi vida. Supongo que siempre estará conmigo el pequeño bastardo ladrón de Spike.

Salud y si podéis no enjauléis unos animales que están hechos para volar.

spike4

53 thoughts on “La historia de mi pájaro Spike y por qué no soporto que la gente enjaule pájaros”

  1. [rowelt] says:

    COJONUDO EL POST. MUY TIERNO. GRANDE (por eso escribimos en mayúsculas).

  2. doctorsimio says:

    Gran relato viejo!

  3. Miguel G. Macho says:

    Gracias a ambos.

  4. Sofía Palacios says:

    Es una buena historia, algo similar me pasó con una tortolita (paloma pequeña, aquí en México)

  5. Hilda says:

    Me identifico bastante con la historia, recuerdo, hace muchos años, cuando era pequeña jajaja, un reto de mi madre por haber liberado sus pájaros, les abrí la jaula porque no podía entender cómo, un ser que había nacido con alas, no podía volar…confieso que lo volvería a hacer. Saludos desde Buenos Aires

  6. Hugo M. says:

    Felicitaciones desde Chile.Emocionante relato, me gusto mucho. Concuerdo con la tesis central. Me recordó ademas a mi padre y su intento de dar vida a tres codornices recién nacidas que le regalaron unos ninios en el campo, con final triste tras unas semanas de esfuerzo familiar. En mi caso, fue con gatos recién nacidos, salvados de los perros. Tuve mejor suerte , crecieron en balcón de un departamento y ya había internet – para evitar errores y hacer leche apta. Sobrevivieron a neumonia, gracias a la ayuda de la farmacéutica del barrio que me regalo el jarabe de antibióticos, una veterinaria amiga que indico la dosis apropiada y a una bioquímica que me ayudo a diluir dicho remedio. Fueron adoptados los 3 sobrevivientes, en una feria de dia sábado. Lindas las fotos también.
    Boris Pasternak dijo que *solo a los libres les ponen cadenas*, y por ello me intriga el gusto humano por enjaular a los bichos libres…o *educarlos*.

  7. Miguel G. Macho says:

    Gracias a los tres por vuestros comentarios y también por compartir aquí vuestras historias 🙂

    Salud.

  8. Pingback: La historia de mi pájaro Spike y porqué no soporto que la gente enjaule pájaros
  9. Trackback: La historia de mi pájaro Spike y porqué no soporto que la gente enjaule pájaros
  10. lina says:

    Lo correcto luego de muerto el pájaro había que comerlo. Sólo así se justifica la crianza de aves.

  11. Elías says:

    Me ha encantado el post. A mí me encantan los pájaros, pero casi todos los que he encontrado han terminado muriendo prematuramente. Ahora, cuando veo alguno, intento dejarlo en la naturaleza, cuidando de que tenga las mejores opciones posibles. Pero si ha de morir, creo que es preferible que muera como pájaro, y no lentamente por mis torpes cuidados. Pero vamos, está claro que tú hiciste un buen trabajo.

    Ah, y lo has contado con mucha gracia, cuando he leído lo de que ya dejabas las llaves en su nido me he partido el pecho.

    Gracias por la historia.

  12. Normal says:

    ¡Joder, tío, estás apuntado a todas las caralladas!
    No te falta un solo tópico, menudo eres.

  13. Genevieve Monette says:

    Gran y triste historia la de Spike.

    Me encanta pensar que, muy de vez en cuando, existen personas como tú. Los animales pueden llegar a ser tan o más importantes que ciertas personas. Y es algo que la mayoría de humanos no entiende. No te sientas culpable. Spike hubiese muerto mucho antes si tú no le hubieses ayudado cuando tocaba.

    Un abrazo, y gracias.

  14. Veguetariano says:

    Seguro que este bloguero es de los que come carne y marisco cocido vivo y usa calzado y prendas y accesorios de cuero, pero eso sí, va de guay.

    1. Paco says:

      seguro que eres de esos vegetarianos criticones que además no saben escribir “vegetariano”.

      P.D. yo no necesité convivir con un pájaro para saber que enjaulados están como un humano en una de esas celdas de tortura.

    2. hgghguu says:

      Qué cojones tendrá que ver comer carne para que no sufra un animal, vegetariano de los cojones ? Estoy hasta los idem de las gilipolleces que soltais. Anda a tomar por culo !

    3. Veguetariano says:

      Ya me gustaría ir a donde me mandas a tomar, pero con el Macho y su pajarito. Pero si tú te quieres apuntar, tomo nota, carnívoro voraz, que sois todos iguales por la agresibidad de las proteinas animales que ingerís, asesinos de animales.

    4. Miguel G. Macho says:

      Devoradlo, con su alimentación fijo que está delicioso.

    5. Veguetariano says:

      Devórame tú, Macho. Menuda presentación, sabes de todo y en inglés. Seguro que entiendes y que me sabrás comer.

    6. Miguel G. Macho says:

      Estás tarumba perdido xd.

  15. Pingback: La historia de mi pájaro Spike y porqué no soporto que la gente enjaule pájaros | Los antisistema son:
  16. Trackback: La historia de mi pájaro Spike y porqué no soporto que la gente enjaule pájaros | Los antisistema son:
  17. Marc Llop says:

    Me he emocionado con tu relato y quería dejar constancia de ello.
    Spike tenía buen gusto musical.

  18. Vagamundos says:

    Es la historia de amor más bonita que he visto en mucho tiempo. Grandísima

  19. Alba says:

    Qué curioso que encuentre ésto ahora que me ha dado por dibujar pájaros.

    Por desgrácia yo he presenciado muchas muertes de crías de mirlo. Siempre anidan en mi patio y ya van dos deborados por la tortuga y uno (al que conseguí salvar de las garras de mi perra, muy obediente por cierto) que murió ahogado en la charca de la vecina porqué salió volando al cogerle con un papel para evitar que perdiera su olor.

    Pero dejando de lado la desgrácia, te agradezco que hayas sido tan observador y te hayas informado tan bien. No es habitual que alguien se tome tantas moléstias. No hace falta un “salvemoslasballenas” para ir pregonando que eres el señor de las béstias. Con ser observador y respetuoso basta.

  20. Rocio says:

    tremendo…. me siento identificada contigo, a mi se me ” fuE” mi perrita en enero, y siempre me acordare de la capulla robacomida…. al final, los tenemos como a nuestros hijos, me flipa la gente que le “encantan” los animales pero les tienen en jaula…. espero que no ” les encante” ninguna persona porque a saber… me encanta tu historia desde el principio hasta el final… desde “adoptar” (simpre adopto) hasta la libertad….. sin libertad no hay vida.

  21. sadjsdsjdj says:

    muy bonita la historia,, yo he tratado de salvar 2 veces a unos gorrioncillos ( mi maldito gato comepájaros, se encargaba de torturar) pero en las 2 ocasiones se me han muerto a los pocos dias, no se si por el estres,, o si tenian alguna herida dentro.

  22. Miguel G. Macho says:

    Gracias a todos por vuestros comentarios, de veras.

  23. Javier Lopez Enamorado says:

    Miguel, gracias por compartir esta historia, me ha encantado.
    Para otra, miéntenos un poquito y no cuentes el final 🙁
    Un abraz0 desde Sevilla.

  24. David says:

    El relato es muy bonito pero al final se murió porque no estaba en la jaula así que el mensaje queda un tanto oscurecido.

    ¿No se puede hacer simplemente un termino medio?, cuando uno no este que este en la jaula para que no le pase nada mientras uno no esta, pero cuando estas en tu casa que este libre, hay bastante gente que hace eso y así no le pasa accidentes fatídicos al animalito.

    1. Miguel G. Macho says:

      Te equivocas, el pájaro se murió por asfixia y no por estar fuera de la jaula, igual que un perro no muere en un accidente doméstico porque no esté atado constantemente. Son cosas que pasan.

      En cuanto a enjaular unos animales hechos para volar pues tú puedes hacer lo que quieras, yo simlemente no podría soportarlo. No es más que eso, de verdad xd.

    2. Rocio says:

      prefiero vivir libre menos años que en una carcel muchos mas….. no sé tú,,,, de todos modos, además de esto, Skipe murió por asfixia…

  25. Mad Hatter says:

    Tras haber tenido un par de canarios que también dejaba sueltos (con la consiguiente distribución de m* allá donde fuesen y comportamientos absurdos), no he vuelto a querer más pájaros.
    Pero aun pese a mi relativo asco hacia ellos, no me parece nada apropiado dejarlos en jaulas. Los pájaros para los árboles… Que vayan y vengan cuando quieran.

  26. closed00 says:

    Muy buena historia, y te comprendo perfectamente, yo tengo un periquito, y está siempre suelto por casa, todo el día, de hecho, sí que lo metemos en la jaula, pero sólo para llevarlo a dormir, por la noche y nunca a la fuerza, sino, con insistencia (lo sostenía en el dedo y lo llevaba a la puerta, él se escapaba e intentaba que no lo metiéramos, yo le volvía a poner el dedo extendido para que subiera y subía, otra vez lo acercaba a la puerta, y se marchaba, así hasta que al final, por pesao, hacía caso y se subía a su “palito para dormir”. Al principio al animal no le hacía ni pizca de gracia que lo metiéramos, ni que fuera sólo para pasar la noche. Pero en poco tiempo, cuando ya estaba cansado de revolotear por toda la casa, tirar al suelo todo aquello que brillaba o de colores vivos para jugar, y perseguirnos a todos en la casa cuando nos movíamos, subirse al hombro o ponerse a arreglarse las plumas encima de mi mano, él sólo ya se va a la jaula, se mete dentro, se va a su palo “de dormir” y se queda piando hasta que lo llevamos a un lugar oscuro para que pueda dormir tranquilo. Eso sí, a primera hora de la mañana o cuando oye alguien fuera, ya está piando para que lo saquemos. Cosa que es la primera cosa que hacemos por la mañana. Es una pasada por que se emociona y está super alegre cuando lo soltamos. Entiendo como digo tus reacciones a aquellos que encierran a los pájaros. A mi a día de hoy me pasa igual.

  27. pitrido says:

    Creo que no fue un error, los animales son mas”humanos” que nosotros, cuidan mejor al mundo solo por el mero hecho de existir, nosotros lhemos destruido todo aquello que es natural para vivir en lo artificial..

  28. Trebol-a says:

    Hola Miguel,
    siento el final trágico, aunque cualquiera que haya criado algún pajarillo sabe que esto es súmamente fácil de termine mal. Si hay gatos cerca ni te cuento.
    He criado bastante aves, afortunadamente muchas con final feliz e incluso sorprendente: http://wp.me/p11i89-56 ó http://goo.gl/AuP0Np y acabas obviamente cogiendoles cariño a los pájaros.

    Por cierto, el pájaro no es cláramente una urraca ni un mirlo sino un Estornino, Sturnus unicolor casi con total certeza. Son aves que habitualmente crian en cualquier aguerjo que sobresalga en las fachadas de los edificios, lo que provoca comúnmente situaciones como las que cuentas ó peores: cuando les dá por anidar en la salida de humos de una chimenea, caldera, horno ó similar.
    Saludos.

    1. Miguel G. Macho says:

      Muchas gracias por pasarte por aquí, porque acabo de buscar fotografías de estorninos-mirlos y tienes toda la razón. Llevaba seis años engañado por un amigo cabrón, por lo visto, pero me parecía a todas luces un mirlo como los que veo por los alrededores de mi casa.

      He ojeado tu blog y la historia del alcaudón me ha encantado, de verdad. Te sigo y un saludo.

    2. Miguel G. Macho says:

      Y… creo que era hembra encima ¿no? Que curioso me parece todo esto xd.

    3. Trebol-a says:

      Bueno, lo del sexo es más complicado. Depende de las especies, en el caso del estornino ambos sexos son negros prácticamente indiferenciables. Los jóvenes son de una especie de gris muy oscuro (como en tu segunda foto) pero antes de la siguiente primavera mudan y se convierten al negro brillante habitual.

    4. Miguel G. Macho says:

      Es que desde que me lo has dicho he estado leyendo sobre el estornino y cuesta distinguirles a los juveniles. Pero veo que las hembras presentan motitas blancas y son más claras que los machos, además de que estos desarrollan como unas plumillas en el cogote que erizan supongo que por cortejo, intimidación y tal.

      En lo demás, ahora entiendo porque narices un mirlo no había nidificado en un matorral sino en una salida de humos xd. Me cuadra todo y no sabes lo que me alegra.

    5. Trebol-a says:

      Las imágenes de estorninos de “motitas blancas” corresponde a otra especie Estornino pinto, que tiene un negro mucho más lustroso y brillante, casi “aceitoso”, y que al igual que el Estornino negro ambos sexos son iguales, indistingibles. En ambas especies los polluelos son negros SIN motas, pero el Est. negro suele criar en zonas urbanas mientras que el pinto suele ser más silvestre.

      Además el Estornino negro es más común en epoca de nidificación que el Est. Pinto que es más norte-europeo. En invierno sin embargo se pueden ver ambos fácilmente conviviendo juntos.

      Si conservas el hueco donde criaron y lo mantienes accesible es muy probable que vuelvan a criar el año que viene.. y siempre puedes ponerles una webcam y “adoptarlos” aunque sea “virtualmente” 😀 Yo llevo 6-7 con varias cámaras así por casa : http://camaras.trebol-a.com , aunque en mi caso los estorninos solo se han dejado ver en contadas ocasiones en las cámaras de las cajas nido: http://camaras.trebol-a.com/camara/3

  29. I Am You (@MDepeche) says:

    Para comenzar el lunes es una historia muy triste. Siento muriera. Yo perdí a mi canario. Ya no quiero más. Es doloroso perderles. Su anilla de la pata le hizo una herida que se le infectó y no hubo remedio alguno. Hoy descansa el el tiesto con un pino muy bello que le acompaña.

    En otra ocasión recogí un vencejo con el ala dañana. Y tampoco tuvimos suerte a pesar de todos los cuidados que le dimos.

    Espero que la raza humana tan deshumanizada en general cambie por el bien de todos los sers del Planeta. Y si no cambiamos, espero nos extingamos pronto.
    Saludos 😉

  30. Alejandro Valdezate says:

    Nosotros también tenemos aves en casa sueltas. Ahora mismo tenemos 2 gorriones y un canario, aunque hemos llegado a tener 17 canarios (casi todos de la misma familia) a la vez, y también un jilguero. Todos han estado sueltos y han tenido su espacio para volar (teníamos una terraza cubierta dedicada a ellos). El jilguero se nos murió hace 2 años de una manera similar a la de Spike pues se cayó por detrás de una mesa y no pudo salir (tardamos 1 día en darnos cuenta). Aunque tengas cuidado, los pájaros son bastante imaginativos en cuanto a formas de complicarse la vida se refiere (tienen mucho tiempo libre, pocas cosas que hacer y mucha curiosidad) y muchas veces les lleva a la muerte. Actualmente tenemos 2 gorriones rescatados de la calle heridos y que por la impronta no hemos podido soltar después, ya que pasaron demasiado tiempo con nosotros (uno de ellos de hecho busca activamente nuestra compañía). Los gorriones y todos los córvidos interactúan muchísimo con las personas. Como tú bien dices, cualquiera que tenga un pájaro y le preste mínimamente atención podrá distinguir sus píos y saber qué quieren en cada momento. Nuestros gorriones también protestan cuando los metemos en la jaula, pero si lo hacemos para llevarlos de viaje no se mosquean tanto (les molesta mucho más que no les llevemos con nosotros). Al principio usábamos la jaula como castigo cuando se pegaban con otro pero le levantábamos el castigo al ver la cara de pena que se le ponía. Al salir venía rápidamente a uno de nosotros para congraciarse de nuevo y no le volviéramos a meter dentro. Actualmente sólo entran en la jaula para comer o cuando quieren tranquilidad.

  31. Alejandro Valdezate says:

    Por cierto, si alguien encuentra un ave en la calle, lo más adecuado es llevarlos rápidamente a Grefa (www.grefa.org) o a cualquier sitio de recuperación de fauna salvaje. En Grefa aceptan prácticamente cualquier ave (incluidos gorriones) salvo pájaros exóticos (loros, cacatúas, periquitos) y palomas. Es la mejor forma de asegurarse que salen adelante.

    1. Miguel G. Macho says:

      Totalmente de acuerdo. Si vivís en Madrid en la casa de campo también hay una reserva ornitólogica y cuidan hasta rapaces.

  32. Max. says:

    Preciosa la historia.
    Nunca se debe enjaular a quien está hecho para volar libre.

    Saludos.

  33. Magnus Art says:

    Maravillosa historia, todos hemos tenido alguna vez un rollo con algún animalito que nos roba el corazón. Gracias por compartirla compadre, saludos!

  34. Jose Mauricio Carpio Herrera says:

    T.T , yo tambien tengo un loro y siempre se anda haciendo en toda mi casa , lo tengo libre y nunca lo encierro , para por la ventana viendo los autos , en las mañanas siempre se va a nuestro cuarto para picoternos la cara , uno se encariña con esos animales :/

  35. fanny says:

    ps el problema esta si se te va la verdad tengo un loro de tres años que ps duerme hasta tarde, se acuesta tarde … como cosa de 10 u 11 de la noche XD no les cortamos las alas y sale de la jaula todo el tiempo pero una vez intentamos que regresara y ps casi lo perdimos por eso =/ por eso solo duerme en a jaula y ps lo criamos de pequeño el problema es que una vez q se acostumbran a estar en cautiverio si se pierden la pasaran mal . por eso tratamos de que no se sienta incomodo incluso lo llevamos a pasear en el auto xD y se acostumbro ya que tiene su propio horario y aunq no lo crean la mayor parte del dia duerme ya que en mi casa no estan mis padres nos hacemos compañia uno al otro pero ese loro “#$/%#” se para en mi cabeza o en mi hombro a dormir de dia y lo hace con el abanico puesto lo bañamos cada 4 dias ps la verdad me parece un chiquillo y jode todo cortinas, muebles. a pero con la caca no tengo problemas hace caca en el cuarto de mi mama y en su jaula xD mi mama ya se acostumbro a limpiar el desastre ya que el entra a cagar donde yo no pongo un pie xD

  36. Saelia says:

    Me ha gustado mucho este texto,por la forma en la que escribes parece que estuvieses hablando. Es fresco pero bien explicado. Y la historia es muy bonita. ..RIP spike

  37. Laura says:

    Se como te sientes yo me siento como una mierda después de criar un pajarito recién nacido que encontré alimentándolo con gotero levantándome cada día a las 4 de la mañana para darle su comida limpiando las cacas de mi trabajo cada media hora ya que me tocaba llevármelo todos los días hasta que hoy en la mañana pensé que ya lo podría dejar solo porque pensé que empezaría a tratar de comer solo cuando regrese estaba agonizando del hambre trate de revivirlo tres veces cuando pensé que ya estaba mejorando murió no he parado de llorar me siento súper culpable no debí confiar en el instinto animal de pensar que el IVA a comer solito después de verlo picotear la papilla que le preparaba hoy en la mañana, pensé que estaba perdiendo a un hijo le pedía tanto a dios que no se lo llevara y cuando el pajarito escuchaba mi vos hacia lo imposible por vivir el pensaba que yo era su mama cada ves que escuchaba mi vos pillaba como loco, volaba en mi cabeza, hoy lo extraño mi gran amigo, y me culpo por no habérmelo llevado conmigo hoy al trabajo y confiar en que se iva alimentar solito con las semillas de la jaula 🙁

  38. Ana says:

    Es tan triste de igual forma pasó con mi canarito que salvé de ser aplastado por una camioneta, con tan solo días de vida, solo que se murió por una infección hice todo por salvarlo y lo crié como a u hijo, este dolor no se lo deseo a nadie es el mas horrible y doloroso

  39. Gera says:

    Mi periquito Tito a un lo recuerdo, lo encontre camino de la escuela a mi casa tirado en el asfalto que me dio por agarrarlo y llevarlo a casa me sentia triste ese dia por que habia repetido el semestre el me ayudo a salir adelante de ese difícil momento, todo el tiempo estaba libre, decia su nombre, le gustaba cantar, subirse a los hombros, hasta que un dia paso el accidente que le quito la vida mi hermano cerro la puerya y aplasto su cuerpecito me senti triste todo el año. Pero sin duda un ave fuera de su jaula es muy feliz.

  40. Fanny says:

    Palabra a palabra relatas lo mismo que he vivido junto a un gorrión. Después de año y medio se ha muerto
    Creía que era la única loca en este planeta q le pasaban esas cosas.
    Se pasa mal

  41. Daniel says:

    Mi canario murió ayer. Creo que un cernícalo accedió a una zona techada donde mi padre me juró y perjuró que no accedería ningún depredador y acabó con la vida de 4 de los 6 canarios que teniamos repartidos en varias jaulas grandes.
    Concretamente hay una que le puse Fortunata, que ha vivido tan sólo 2 aňos. La salve de morir en una puesta de 5 en la cual sus hermanos murieron al carse el nido. Yo crié a esta pájara, la saqué adelante con todos los cuidados que podais imaginar. También la sacaba por casa con precauciones hasta que por su seguridad opte por dejarla enjaulada. Hace 1 semana estuve sopesando dejarka en libertad, pero no estaba convencido de que fuera lo mejor para ella. La dejé ahí porque confié en el criterio de mi padre, pero debí tomar una precaución extra y no lo hice.
    Estoy hecho polvo. Ni como ni duermo por el sentimiento de culpabilidad. Yo era su madre, ella me reconocía así. Me acompaňaba, me reconocía, me seguía, me tocaba, me besaba a su manera, era tremendamente inteligente.
    Me ha cambiado esto la vida. Jamás enjaularé un ave. Jamás, lo tengo clarísimo.
    Puff estoy destrozado. Lo siento Fortunata. Gracias por todo lo que me has dado. Nunca te olvidaré, lo prometo.

Deja un comentario