Los piratas somalíes y los piratas genocidas de occidente

Fueron un tema de actualidad constante en nuestro país (España) desde el secuestro del Playa de Bakio, nunca antes. Por desgracia, como nos tienen acostumbrados, la información dada por nuestros medios fue sesgada e imparcial, favoreciendo un modelo único de pensamiento respecto a este tema. Después comenzó la operación Atalanta y se liquidó el tema. No hay más puntos de vista y  ya no interesaba remover nada más hasta que hubiera nuevos secuestros que nos afectasen.

Para empezar hay que aclarar que no hay simplemente un doble rasero para este tema, sino un rasero múltiple de narices, ya que Somalia está llena de bandos e intereses diversos. Sobra decir que no hay blancos y negros, sino multitud de grises mezclados en estas intenciones. Empezaré por el principio, con algunos datos introductorios del país a tratar.

 

SOMALIA

Está ubicado al este de África, en el llamado cuerno de África. Por mar delimita con el Golfo de Adén y el Océano Índico, y por tierra con sus países vecinos Yibuti, Etiopía y Kenia; teniendo en total una superficie de 637.657 km². Algunos de sus recursos naturales son el uranio, el yeso, la sal, el oro, el cobre, el petróleo, el gas natural y la bauxita; punto importante del porqué de su situación caótica, sumándose a su importancia geopolítica. Después, su idioma oficial es el somalí, pero también se habla el árabe, el italiano y el inglés; estos dos últimos herencia del colonialismo hasta 1960. La capital es Mogadiscio, aunque depende de cada bando porque el país está actualmente dividido por una profunda guerra civil que lleva asolando el país desde la caída de la dictadura proestadounidense de Siad Barré en los noventa.

En cuanto a sus habitantes, pues tiene una población total de casi 9 millones de personas según datos oficiales, pero más de 15 según otros estudios. Es mayoritariamente nómada y dedicada al pastoreo (60%), pero también encontramos agricultores asentados en las granjas al sur del país (25%) y lógicamente a la población de las ciudades (15%). Su esperanza de vida sobrepasa con mucha suerte los 45 años y la mortalidad infantil está por las nubes, al igual que todo tipo de enfermedades y muertes violentas. Como dato estrambótico, el 40% de la población somalí tiene cáncer, debido a algo que comentaré más adelante: el vertido de todo tipo de residuos químicos y nucleares en sus costas.

Ojeando su economía un poco, su PIB es equivalente a lo que se recaudaba con nuestro viejo impuesto del patrimonio, unos 4800 millones de dólares. Su economía se basa principalmente en la ganadería y una reducida agricultura, porque los ricos recursos naturales del país no se están explotando del todo (y lo que se extrae va a potencias occidentales); además de ligeras exportaciones por valor de 130 millones de dólares a Arabia Saudita, Yemen, India, Omán y Qatar; principalmente. También, como la mayoría de África, posee una deuda externa que no se perdona ni viendo las hambrunas epidémicas como la actual, de 2600 millones de dólares.

Más o menos, esto es Somalia.

 

ORIGEN DE LA PIRATERÍA EN SOMALIA

La piratería tiene su origen al comienzo de la guerra civil somalí que ya arrastra desde hace un par de décadas, simplemente como acciones desesperadas en defensa de sus costas sobre todo. Esta guerra civil ha fragmentado el país en multitud de facciones diferentes, cada una con sus propuestas de gobierno, “mecenas” e intereses propios. Este continuo desgaste, bastante común en África por desgracia, ha conducido a toda la zona al caos continuado, dándose grandes zonas de “tierra de nadie” en donde los señores de la guerra campan a sus anchas y con total impunidad. Estos “señores” no son el menor de sus problemas, porque todos los que se auto proclaman estados en Somalia (el GFT, Somalilandia, Puntlandia y Galmudug) obedecen a unos intereses u otros (hasta el reconocido por la ONU: GFT o Gobierno Federal de Transición, que obedece a occidente) pero prácticamente nadie al pueblo somalí. Como dijo el periodista gallego secuestrado: <La zona más peligrosa del mundo actualmente, es el cuerno de África>, pero yo añadiría que la zona más injusta del planeta también, en ignominiosa igualdad con Palestina.

Este caos, ausencia de legalidad y desgobierno, ha sido aprovechado por las potencias extranjeras de las maneras más ruines, que nos lleva inevitablemente al motivo de porqué se inicio la piratería en Somalia y porqué las aguas somalíes son las más envenenadas del planeta Tierra.

Primero los enormes beneficios pesqueros que se obtienen al saquear sus costas sin aranceles ni hostias. Todo marino español negará esto hasta la tumba, pero es un hecho que en 2006 había más de 800 barcos pesqueros saqueando sus costas. Guste o no admitirlo, es una realidad, porque España era responsable del 60% de esas embarcaciones pesqueras procedentes de Galicia y Euskal Herria. No hay forma de negarlo y hasta la ONU tuvo que reconocerlo, aunque aún no hayan hecho nada para remediarlo.

Segundo, por lo lucrativo que resulta deshacerse de la mierda del mundo. Por ejemplo, unos residuos nucleares en España, Francia, Japón o EEUU cuesta quitárselos de encima alrededor de 1000-2000 € por kilogramo, lo cual resulta bastante gravoso para los beneficios que desea la industria energética de estos países. Quitarse de encima un kilogramo de residuos químicos industriales cuesta alrededor de 400-500€, lo cual también resulta demasiado costoso para los beneficios de la industria petroquímica de estos países. Ambos casos, exponentes de la producción de residuos tóxicos, son los principales turistas en las costas de Somalia, sin duda alguna, porque aquí les cuesta 3€ el kilogramo si simplemente los arrojan al mar. A esto le añadimos que el golfo de Adén es una de las rutas marítimas más importantes del mundo, controlada sobre todo por países árabes, pues la cosa se pone aún más interesante para las potencias de occidente que controlan el mundo.

Desde hace años, los casos de muerte por intoxicación radiológica en Somalia han crecido exponencialmente en un país donde el 40% de la población tiene algún tipo de cáncer, las malformaciones al nacer están a la orden del día, el colapso interno de órganos es una de las causas de mortalidad más comunes y en general la mortalidad se ha disparado como pocas en el mundo (aún estando en guerra constante). Esto solo fue el entremés, ya que en 2004 con el tsunami del sudeste asiático, los barriles de residuos en las costas de Somalia salieron a flote para quedar varados en las costas del país, creando una epidemia de muertes repentinas como pocas en la historia. Se evidenció algo que se llevaba denunciando desde los años 90 en la ONU, pero que esta simplemente ignoraba.

Como broche, he de mencionar, que la toxicidad se filtra a los campos, al ganado y la población que se alimenta de esos campos, a los somalíes que beben la leche de ese ganado y se alimentan del mismo o de la pesca que sigue siendo fuente principal de proteínas en Somalia (robado por pescadores extranjeros sin aranceles, repito). ¿Menuda faena nacer somalí, no creeís? Sin derechos de ningún tipo y encima si te defiendes te criminalizan y eres el villano.

El enemigo para los somalíes estaba muy claro: simples, y en apariencia inocentes, pescadores y marinos diversos que recibían cuantiosas sumas a cambio de transportar y tirar a las costas somalíes miles de kilos de residuos, empresas que se libraban de su mierda a 3€ el kilogramo y toda la comunidad internacional que miraba cobardemente (o como cómplice) a otro lado; dieron lugar a un caldo rebelde en la región, intentando salvar una situación de lo más injusta e insostenible posible.

Evitando más teóricas, hablemos directamente del primer golpe pirata documentado en costas cercanas a Somalia a principios de los 90. Fue dado por una barcaza de pesca desde donde partió una zodiac, armada con kalashnikovs oxidados y sobre todo con muchísima rabia. Pescadores y algunos exmilitares, hartos de ver como les robaban la pesca y moría su gente intoxicada, se lanzaron desesperadamente al mar para atacar a sus verdugos al grito de Somalia libre. Nada más abordar el barco (como hacen con absolutamente todos los que secuestran) dijeron textualmente: <Este barco queda requisado en pago por envenenar nuestras costas, no les haremos daño si cooperan> y hasta hoy día no han matado a ningún extranjero.

AK-47 incautado a un pirata somalí

El modus operandi era simple pero eficiente, una nave nodriza de donde parten las veloces zodiacs que asaltan los barcos con escalas, un gran conocimiento marítimo de la región tras décadas pescando por la zona y puertos afines donde mantener las capturas hasta negociar el rescate. El éxito a largo plazo estaba asegurado y los hechos posteriores lo confirmaron por la repercusión mediática del mismo.

El ejemplo se propagó rápido y multitud de somalíes se unieron a estas actividades puramente defensivas, que además son enormemente rentables. Delincuentes de todo tipo (algunos dirigidos como corsarios desde Londres o Nueva York), los famosos señores de la guerra que pueblan África, puntlandeses entrenados por la CIA, islámicos suníes y sobre todo pescadores o campesinos pasando hambre; todo este variopinto tipo de personas se convirtieron de facto en piratas. Unos por necesidad y otros por simple lucro, lamentablemente.

 

ACTUALIDAD DE LA PIRATERÍA SOMALÍ

Aquí, en Europa, casi nadie sabe de las luchas entre los que se autodenominan Guardacostas Voluntarios de Somalia (aka piratas) y corsarios (financiados por extranjeros) o del odio de los piratas somalíes originales a los “corsarios”, que son secuaces de intereses extranjeros que simplemente se lucran con este negocio mientras continúan expoliando y envenenando sus costas. No se menciona en los medios el enorme apoyo popular a este ejército improvisado, de las más de 40 escuelas de piratería de Somalia o como he contado arriba, del mismo porqué de la piratería; pero todos apoyan incondicionalmente la lucha antipiratería y se lamentan por los pobres pescadores secuestrados tachándolos de obreros indefensos. Como generalizar es de idiotas, aclararé que es normal que en situaciones como esta paguen justos por pecadores a veces, pero pescadores pecadores hay a cientos por el golfo de Adén y los muy golfos saben perfectamente porque les pescan los auténticos piratas-pescadores somalíes.

Después está la lucha anti piratería actual o la llamada Operación Atalanta dirigida por un mando español. Soberbio montaje norteamericano y europeo para controlar las aguas de la zona, únicas importantes en control árabe. Se saltan la legalidad internacional, atacando en aguas internacionales e incluso somalíes, asesinando piratas aunque los rehenes no corran ningún riesgo de muerte y en general campando a sus anchas con un armamento superior que nos cuesta a todos los españoles 6 millones de euros mensuales y medio millón más al mes por subvencionar la seguridad privada de los pesqueros.

Hoy día, la pesca ilegal continua saqueando sus costas y los vertidos ilegales continúan pero en menor intensidad gracias precisamente a los ataques piratas. Aún con todas sus pegas, los auténticos piratas somalíes están consiguiendo su objetivo y encima mejorando su armamento cada vez más, creando miedo en las potencias occidentales opresoras y dando además un ejemplo de cómo el continente mas expoliado del mundo, puede conseguir romper las cadenas que desde hace siglos les impiden ser dueños de su destino.

Nos empeñamos en tragarnos la versión oficial, que olvida casualmente el origen de la piratería somalí que son precisamente nuestros crímenes con en el pueblo somalí; pero que si criminaliza su respuesta ante el saqueo y envenenamiento que hacen nuestros países de sus costas. ¿Qué esperamos, que se queden mirando sin hacer nada? Personalmente les apoyo, porque los piratas somalíes, aún con sus pegas, son auténticos héroes por mucho que se empeñen los falsimedia en convencernos de lo contrario, con su habitual objetivo de odiemos al oprimido y amemos al opresor.

Para terminar, os dejo un pequeño documental llamado ¡Piratas! que condensa en 20 y pico minutos el tema. Está bastante bien hecho para contar con cero medios. Obviamente ha sido muy criticado y eso siempre es bueno.

 

Título: ¡Piratas! Documental sobre el conflicto en Somalia
Autor: Juan Falque
Año: 2011

Deja un comentario