Mamá tolotov

mama tolotov

Las ocho de la tarde de un jueves apagado, triste y sombrio, como lo es todo desde hace demasiado tiempo.

-¡Hijo, a donde vas!
-A cambiar el mundo mamá, ya sabes que es necesario.
-Espera, ven aquí, déjame que te vea.
-No te preocupes, estaré bien, me sé mover entre la violencia pues es donde me crié. Además voy con muchos buenos amigos, muy valientes.
-Lo sé cariño, confío en tu criterio como nunca antes lo hice, me hiciste abrir los ojos hace tiempo solo observándote. Ojalá pudiera darte un futuro menos miserable sin tener que veros a todos así, tan llenos de rabia.
-¿Te gustaría que me quedase en casa y no hiciese nada?
-No, de hecho ojalá pudiera acompañarte, pero la edad no me permite hacer gran cosa y no sería más que un estorbo.
-Tú nunca eres un estorbo y lo sabes, tú me hiciste así.
-No, yo solo quise darte amor, pero otros te obligaron a llenarte de odio. Pero ahora como madre te animo al odio y no al amor, al odio que siento por el futuro que le han negado a lo que siempre fue la razón de mi vida, tú.
-Llego tarde mamá…
-Si, vete. ¡Oye! ¿llevas algo de comer? ¿y cócteles tolotov de esos?
-¡Mamá!

5 thoughts on “Mamá tolotov”

  1. Alicia Orellana says:

    Reblogged this on En el País de las Maravillas and commented:
    Éste quizás sea nuestro futuro… quizás sea nuestro presente.

  2. Chip says:

    Muy buenas, amablemente expondré mi opinión. Desde ya no quiero crear ningún tipo de polémica. Es sólo eso, mi opinión.

    Lo que me resulta curioso es que alguien toma la excusa (de redactar) y decir que se va de revolución presumiblemente para no irse. Quien quiere irse no necesita escudarse en un “hasta luego”, porque ese hasta luego si realmente cree en esa revolución y se diera el caso de que esta saliera adelante no se produciría. Aunque volviera todo sería diferente.

    La madre lo detiene y ¿le da ánimos?. Es algo que hay que hacer, no son necesarios. No debería de corresponder el acto que va a realizar el hijo ya que sólo habla evidencias y es por eso mismo que debería de acompañarlo aunque fuera un estorbo, también le repercute. Si, es muy bonito que una madre te apoye en lo que vayas a hacer quedándose ella en casa, ¡así cualquiera!. Además, se justifica diciendo que es una pena que no le pueda dejar un futuro “menos miserable”.

    Esa justificación da a entender que el que ha creado este “cuento” no se le pasa por la cabeza ni de lejos esa posible revolución. Lo escribe para que callemos y quede bonito. Para que, en definitiva veamos lo que en teoría es y nadie hará.

    Para nada me parece un escrito en favor a la revolución, me transmite todo lo contrario. Pararla, frenarla, no hacer más que ver que es un juego de “niños” y por ello no hacer nada…

    Un ejemplo muy claro el cual os hará ver mi punto de vista es cuando de un día para otro se convoca una huelga en el sector de la minería o en los astilleros españoles. Al día siguiente, sea cual fuere el motivo, hacen todo lo posible para “dialogar”. Bloquean vías de trenes con señales de tráfico, bloquean carreteras con quitamiedos, neumáticos ardiendo y contenedores, realizan barricadas con todo lo que encuentran y se defienden con voladores, cócteles molotov, petardos, palos, piedras…

    Primero actuamos y después lo escribimos. Y si, me ha dado rabia leerlo y mucho más escribir esto.

    Un saludo.

    1. Miguel G. Macho says:

      Al menos respondes bien, pero obviamente no comparto nada de lo que dices. No lo comparto principalmente porque el que ha escrito esto soy yo y que el que sabe lo que pensaba cuando escribía esto soy yo. ¡No me quites también eso! xd.

      El diálogo es fruto de la imágen y no al revés. No le busques sentidos alienantes porque no los hay. Es simplemente una anciana que “no sabe de política pero tiene ojos” frente a un chaval anarquista que sale a una manifestación en este posmodernismo de mierda. Nada más, una situación no cotidiana llevado a lo cotidiano, desnaturalizando la imágen clásica de diferencia entre generaciones irreconciliables “por las pintas”, jodiendo un poco el cliché del amor maternal como protector y saltándose los roles de pacifismo en las generaciones más mayores. Creo que un diálogo de pocas líneas no da para más, aunque si para interpretaciones libres de todo tipo precisamente por eso.

      Si lo descontextualizas puede ser hasta un alegato por el la lucha de los mapuches o por el neoliberalismo si te pones, pero todo tiene un contexto xd. Además todo lo enfocas desde tu perspectiva, que comparto, de que la “revolución es necesaria”; pero un personaje que yo cree puede ser lo que a mi me dé la gana. Hasta fascista si me pongo, sin que ello signifique que esté empujando al personal a quedarse en casa y hacerse fascista. ¿Comprendes?

      Salud y gracias por pasarte por aquí 🙂

    2. Chip says:

      Bueno, disculpa si te he ofendido en algo ya que llevas totalmente la razón. El texto es tuyo sin ninguna duda pero lo que me da a entender sin el porqué de su existencia es eso, un escudo para no hacer nada.

      Y lo digo porque hay mucho charlatán que habla por hablar sin tener idea de lo que está diciendo, no es tu caso. Me lo has explicado y te lo agradezco, gracias por la aclaración.

      Un placer!

  3. Miguel G. Macho says:

    Para nada me ofendes Chip, me encantan las críticas aunque tenga la boca muy grande para callarme ante ellas xd.

    Espero verte por aquií 🙂

Deja un comentario