¿Por qué hay dos únicas clases sociales en nuestro mundo?

Hay todavía demasiada gente que niega la existencia misma de las dos únicas clases sociales que dividen a la humanidad en nuestro sistema capitalista. Son conocidas para cualquier persona con eso tan olvidado que es la “conciencia de clase”, pero voy a explicar brevemente por qué continúan existiendo hoy día y existirán mientras haya capitalismo.

15067_468207396583074_1643542256_n

La primera es la clase burguesa, la explotadora. Se trata de la clase social dominante, que ya destronó por la fuerza (esto no les gusta recordarlo mucho) a la aristocracia de su altar hace menos de tres siglos y que continúa hasta hoy día dirigiendo el devenir de la humanidad; siempre en comunidad con la caótica y derrochadora producción capitalista de libre mercado y su intocable competitividad. La clase explotadora se llama como tal porque tiene la posibilidad de sobrevivir explotando los diferentes factores de producción: trabajo, tierra y capital; en vez de necesitar vender su fuerza de trabajo para sobrevivir. Aún así puede hacerlo, y de hecho muchos lo hacen como directivos de empresas, bancos o agencias de todo tipo; pero no lo necesitan porque poseen los medios de producción de riqueza (explotando a la otra clase necesariamente) o los medios financieros para vivir de las rentas (de capital, de tierra, alquileres, etc.). Tan simple como que no necesitan trabajar para sobrevivir, por lo que pueden parasitar a la sociedad aprovechándose de ella. Añado algo vital para entender porqué se mantiene esta clase en el poder, y es que el poderío económico concede automáticamente poder político. Con esto puedes influenciar mediante créditos de tus bancos, información de tu prensa o directamente apoyo de tus asalariados políticos para gobernar un país (o el mundo) adaptando la superestructura social a tu antojo. El poder radica en la violencia, aunque sea contra tu mente y su percepción de la realidad.

La segunda es la clase trabajadora, la explotada. Esta clase social a la que pertenezco solo tiene un modo de sobrevivir en este mundo, que es vendiendo su tiempo y su fuerza de trabajo para obtener lo que llamamos salario. No tiene posibilidad de explotar ningún factor de producción sino que ella misma es considerada uno de ellos (el trabajo), por lo que su única vía de supervivencia es esta o que le toque la lotería. Aunque sea la encargada de generar la riqueza, solo recibe ese salario y con él vive, consteándose su vida más la de sus familiares dependientes de él/ella que nacerán con sus posibilidades de partida predeterminadas por el dinero ahorrado por sus padres. También puede escoger “emprender” con algo de ese capital que haya podido ahorrar, formando así la célula de regeneración básica del sistema que es la pequeña empresa. Esto es parte indispensable para entender el sistema en el que se vive, ya que se dice tener libertad para crear tu propia empresa escapando así de la explotación por nacimiento, pero nadie habla de que tu libertad depende del capital del que dispongas en cualquiera de sus formas, que la competencia con la gran empresa es pírrica tendiendo al oligopolio/monopolio y que por necesidad debe haber una enorme mayoría explotada para que pueda existir la explotadora sin que todo se vaya al carajo. Es de cajón, pero soñar es muy bonito y este es ese rayo de esperanza que se nos concede -junto a la sesgada libertad de expresión sin libertad de pensamiento- que es poder ser algún día explotador y vivir así de las rentas como cualquier otro parásito burgués.

Después hay gente que menciona la diferencia entre los trabajadores de España y los de Somalia, reduciendo al absurdo su capacidad de análisis. Obviamente hay diferencias de renta entre paises ricos y paises empobrecidos, porque es necesario contar con mercados de “alta renta y consumo” a la par que mano de obra casi gratuita, pero la función económica que desempeñan es exactamente la misma y sus opciones para sobrevivir pasan por vender igualmente su fuerza de trabajo o su cuerpo.

Eso es todo, que no es poco, sobre porqué la conciencia de clase es una necesidad para poder entender en que mundo se vive, un mundo en el cual su motor es precisamente la lucha entre ambas clases sociales. Puede que después de entender esto se busque la manera de cambiar “algo” analizando las alternativas, para soñar con que este infame mundo sea un poquitín más justo -jamás perfecto- y podamos ver ese futuro tan lejano en donde el hombre superó su fase “depredadora del hombre por el hombre”para hermanarse como los supuestos simios racionales que en teoría somos.

2 thoughts on “¿Por qué hay dos únicas clases sociales en nuestro mundo?”

  1. Jorge says:

    Has puesto “explotada” en vez de “explotadora”. Corrige anda 😉

    1. Miguel G. Macho says:

      Arreglado, que estaba ahí camuflado xd. Gracias 🙂

Deja un comentario