Sobre el puñetazo que le ha metido un crío a Rajoy

Algunos puntos al azar para comentar sobre el puñetazo que le ha metido un chavalín de 17 años a Rajoy ayer por la tarde en Pontevedra.

1º.— Esta hostia de un menor no es cosa menor, dicho de otra manera es cosa mayor y de mayores porque los españoles son gallegos y mucho gallegos con los españoles. Españoles que pegan al alcalde, porque el pueblo escoge pegar al alcalde, mucho españoles, ñic, todo es terrorismo, ETA es una gran nación, yihadista quien me pegue, Aznarahu akbar y que los de la escuela pública son todos unos putos terroristas. Uf, mejor recemos, digo, votemos todos. Ictus, que alguien me saque de aquí. Ya.

1ºbis.— Va, ahora en serio, menuda basura de escoltas que tiene el tipo más protegido de este país tras el Rey: nuestro ilustre presidente Mariano Rajoy. Esta tarde podrían habérselo cargado perfectamente y estaríamos bajo días de luto nacional. Ahí todos de negro, llorando muchísimo, sufriendo que no veas, en plan un mar de lágrimas y pura solidaridad internacional en un no parar de lamentos, vaya.

Bueno, que podemos afirmar con toda seguridad que el servicio de protección del presidente de España da mucha pena. Tanta ley mordaza, medidas preventivas contra el terrorismo, tanto Estado de excepción permanente justificado en la preventiva contra el terrorismo, darnos de porrazos solo por grabar como otros evitan que echen a hostias a una abuelilla de su única casa, meter en la cárcel a chavales por el delitazo de ir a una mani, rozar los mil presos políticos, tener los servicios secretos más enfocados exclusivamente al interior del país de toda Europa y mil y un dolorosos blablablas para que luego un solitario chavalín de 17 años consiga meterle un puñetazo en la cabeza al presidente a falta de un bardeo o la pistola hurtada a su padre. Muy typical spanish todo y espero que no salgan ahora los todólogos contertulianos de turno pidiendo más represión para prevenir estas cosas.

2º.— El hecho en si. Pues el chaval debe ser un adolescente típico, mezcla a partes iguales de conflicto e ingenuidad, que al ver a Rajoy en persona —y no a través de un plasma— pues se ha querido quedar a gusto metiéndole lo que a juicio de más de media España se merece nuestro presidente: una hostia. La verdad es que ya podría haberle metido otra más o algo similar porque para la que le va a caer aún siendo menor, pues me parece poquísima cosa lo que ha hecho. Espero que liberen pronto al chaval y traten el tema como lo que es, una agresión física a un tipo como cualquier otro como es Mariano Rajoy, sin deformar este hecho como si se tratase de un homicidio en grado de tentativa, algún tipo de rebuscado atentado terrorista o cualquier otra tontería similar. Sé que es pedir peras al olmo que no andemos con reaccionarias exageraciones en estos temas, pero es que se trata de un simple puñetazo y no de un desahucio sin dación en pago arruinando la vida a toda una familia, de una muerte por pasarse con las torturas en comisaría o del típico tiro en la nuca tan mencionado por todos desde siempre.

3º.— La motivación, el motor de su hostia. Todo es política y en todo esto no hay mayor motivación política que enchufarle a un tipo que odias por sus violentas acciones políticas y que es responsable directo de miles de silenciados suicidios (primera causa de muerte en este país) y agresiones variadas de eso que llamamos violencia legal, la violencia estructural con la que se nos somete y se nos mete un puñetazo a todos cada día sin que ningún candidato o sus fans lo condenen vía Twitter con piopios megademocráticos.

Un acto así, por mucho que se empeñen en decir lo contrario, es evidente que no tiene sentido ni utilidad ninguna. Está hecho en caliente por un chaval sin planificación alguna y no hay que buscarle motivaciones ni profundidad de ninguna índole. 

4º.— Intoxicación mediática. Lo que si condeno ya mismo es el deleznable lodo y morbo mediático que nos vamos a comer estos días con que según tal fuente el baby boxer está loco, que ha sido expulsado de mil colegios, lo peligroso que es ahora la radicalizada extrema izquierda de las gradas (nunca los putos nazis, esos pueden tener hasta lanzacohetes), que pertenece a tal o cual organización que interese ensuciar y toda la cadena de desinformación que brotará por cada medio de este lúgubre país en los próximos días. Es un simple puñetazo y el mero hecho de intentar relacionado con lo que sea es aprovechar para marear la perdiz, envenenar haciendo relaciones trapaceras o utilizar esto a posteriori con clara intencionalidad política, como por ejemplo ya están haciendo algunos medios de vincularlo a las Mareas o al antifascismo en si.

Un joven de 17 años agrede a Rajoy en un paseo en Pontevedra y le rompe las gafas
Un seguidor de Podemos e IU pega un puñetazo al presidente Rajoy
Marea Pontevedra desminte que o agresor de Rajoy sexa desta formación
El agresor de Rajoy en Pontevedra, un joven conflictivo que se presentaba como ‘antifascista’
Brutal agresión a Rajoy en Pontevedra: le propinan un fuerte puñetazo en la cara

5º.— Lo principal, la cansina y constante condena contra la violencia, repetida a modo de rezo entre pacifistas radicales inmersos en ese infantil minuto de odio que nos imponen cada vez que sucede algo —por estúpido que sea, como esto— que se tilde de atentado o terrorismo.

Todo esto que vemos a nuestro alrededor se sostiene con violencia, incluso el cosmos mismo se creó a base de increíble violencia y nadie condena el Big Bang o el estallido de metales preciosos de las jodidas supernovas. Los derechos que tenemos y perdemos cada día se conquistaron con mucha sangre y violencia de nuestros antepasados obreros, cada día ejercen la violencia contra todos nosotros de mil y un modos diferentes más allá de lo físico y el mundo entero es un gigantesco cementerio plagado de lucrativas guerras y todo tipo de violencia. Y no, el maldito Gandhi en el que piensas como ejemplo de exitosa lucha pacifista ordenó la muerte de muchos hindúes que verdaderamente luchaban por su libertad más allá del régimen de castas y hasta apoyó a Hitler o el apartheid sudafricano porque era un racista antinegros.

La violencia no es algo evitable ni que aparezca porque si, como las setas. Tiene motivos y nadie se los está preguntando mientras rechaza la tontería hecha por este niño sin más. No es algo a condenar ni se puede desear la paz mundial sin desear a la par luchar violentamente por ella. Totalizarla y volverla algo abstracto e inmóvil —metafísico— sin relación alguna con lo real o la situación de gravedad política, mezclando legalidad con legitimidad o mismamente sin cuestionarse la responsabilidad de la acción política misma en esa reacción de odio de los afectados, pues es un absurdo. Lo preocupante y a combatir (por eso estamos aquí, peleando dialécticamente) es que abunda y es absolutamente mayoritario, por lo que se considera una pésima idea a nivel electoral —no así en otros planos ideológicos— el defender la utilización de la misma más allá de las desviaciones izquierdistas de siempre que no ven que las condiciones subjetivas no están dadas. Lo que no hay en todo esto es una causa organizada por la que merezca la pena defender la acción conjunta contra todos esos terroristas violentos de corbata ya asentados bien hondo en el poder, sin caer en realizar acciones individuales aisladas y fácilmente manipulables por el ya violento enemigo como esta.

Aún con lo citado, condenar las muestras espontáneas de la misma de manera sistemática, a modo de rezo democrático, pues me parece sumamente reaccionario y reflejo de un profundo analfabetismo político. Todo lo anterior no se condena masivamente sino que encima se defiende como “legal” mientras todos pierden democráticamente la cabeza porque un chaval le mete un puñetazo a Rajoy. Absurdo, demasiado, pero hay que adaptarse porque el informado mundo de hoy es así.

Ahora, para terminar, pues voy a hablar con mi gilipollas interior un poco, ese que todos llevamos dentro, para que me haga algunas preguntas a boleo sobre este tema y se repase todo.

-¿Se soluciona algo metiéndole una hostia en la cara a Rajoy?
Que va, nada en absoluto, no sé quién puede estar afirmando semejante barbaridad, pero si pasa que a algunos les da mucho gusto verlo y lo repiten una y otra vez en Youtube o hacen piopios o memes divertidos. Conductas con potencialidad terrorista muy reprochables para el orden democrático impuesto pacíficamente con fusiles y sables.

hostia rajoy pontevedra 2

-¿Se cambia algo dejándole la cara como una patata gallega de las rojitas y gordas?
Para nada, además sin gafas es muy dantesco y todos sufrimos, es puro terrorismo visual y eso nadie lo está condenando.

-¿Va a darle votos el que agredan a Rajoy a días de terminar la campaña?
Ni uno solo, me parece absurdo pensar tal cosa o creer que se puede generar simpatía de voto por Rajoy a lo mártir de la democracia solo porque le pegue un crío un puño. Esto además está ya contemplado, que al ser cabeza visible de un poder en decadencia no se beneficiaría de algo así, pero si fuese candidato en ascensión —y el atentado no diese risa por ser tan ridículo— pues si tendría beneficio electoral por las sospechas entre la población indecisa o de voto débil imaginando que quieren liquidarlo por su propuesta de gobierno. Resumiendo, que no por coñazos de planificación estratégica.

-¿Es un auto atentado pepero para ganar las elecciones del 20d?
Uf, mejor sal a pasear a que te dé un poco el aire, anda. Maldita legión de conspiranoicos, sois muy previsibles, porque siempre que pasa algo decís lo mismo: ¡Esto huele a un autoatentado a kilómetros!

-¿Por qué no condenas entonces todo esto?
Porque no me da la gana condenar algo tan nimio dándole algún tipo de aire de agresión parvularia contra la democracia. Condenar cosas está de moda y no es mainstream. Condeno al Mercadona por vender merluza con anisakis, condeno al pijo cabrón que aparca ocupando plazas de más, condeno al hijo de fruta del vecino por robarme las cartas del buzón o a mi amigo Nicolás por no tener para pagar unas cañas. Condeno, condeno y no me organizo ni hago nada. Todo esto es fomentar ese absurdo sentimiento obligatorio de unión social, de pertenencia a los que se autodenominan demócratas solo por compartir su repulsa, condena, rechazo o toda esa retaila de palabros escupidos en letanía hacia esa diosa oscura que rezan con lascivia llamándola violencia.

-¿Entonces te molesta que se condene la violencia sea del tipo que sea?
No te confundas porque de eso nada. No veo nunca a nadie de estos figurines de los medios y la política lanzar oleadas obligatorias de condenas por los 250 desahucios diarios, los más de 5 millones de parados y dos tercios estructurales, muchos millones más de violentados precarios, a los responsables de ver a nuestros niños sin todas las comidas, de los 4000 suicidios al año, de las palizas policiales, de todas las agresiones políticas donde pacíficamente te golpean desde las instituciones y toda su puta estirpe de medidas de dominio de clase enfocadas exclusivamente a perpetuarse, agredirnos y pisotearnos a todos y cada uno de nosotros, sus miserables esclavos votantes muertos de hambre. Cuando les vea condenando algo de eso empezamos con las monsergas y moralinas por un puñetazo de un crío o unos disturbios por el justificado cabreo de los que son como yo.

-¿Entonces tú le pegarías?
Me parece que la hostia se la merece pero en esas condiciones no, porque no quiero pasarme años en la cárcel por un puñetazo dado en caliente sin utilidad alguna para la lucha que desempeña mi clase por su liberación desde hace siglos. Por lo punitivo y no el acto en si, soy así de maquiavélico y si delinco prefiero que no me pillen los perros. El caso es que pensar que toda lucha se lleva exclusivamente en parlamentos o platós de televisión, o que por el contrario hay que huir radicalmente de ellos para ser muy puro con fetiches como pasamontañas, pues no me parece que tenga mucho sentido.

-¿De qué coño hablas? ¿Eso es que si o que no? ¡Responde!
Que yo solo quiero la paz mundial y la libertad de los unicornios. Cállate ya, imbécil voz en la cabeza.

-¡Terrorista!
Bah, pues tú un alienado creyente de la democracia que jamás sabrá lo que significa practicarla.

-¡Mátalos a todos!
¿Te quieres callar que nos están escuchando?

Bueno, pues nada más, a seguir disfrutando a tope de las previas al fiestón de la democracia de este domingo, donde lo que más me alegrará será ver al PSOEK pegarse la hostia del siglo a ritmo de sirtaki.

puñetazo rajoy pontevedra

One thought on “Sobre el puñetazo que le ha metido un crío a Rajoy”

  1. susana fernandez martin says:

    Muy bueno!! Gracias por poner algo de cordura

Deja un comentario