Soy pacifista y nada agresivo, pero…

refugiados siria patriotas 3

Soy pacifista y nada agresivo, pero tengo un poco de mala hostia.

Odio la violencia, no me excita como a tantos, pero la entiendo y me parece un mal necesario que mueve la historia y el cosmos. Desprecio por igual al de la paz a toda costa y al de la guerra, sin olvidar mi bando en la guerra social pues estoy situado y tengo clarísimo mi insignificante lugar en este mundo humano tan falso de clases.

Me dan un tremendo asco los que enarbolan orgullosos su crueldad, egoísmo, vanidad, soberbia, egolatría, reaccionaria ignorancia y sobre todo los que disfrutan con la sumisión del débil de cuerpo o mente; vengan de donde vengan, aunque sea yo mismo el que caiga a veces en estas pulsiones tan culturalmente humanas.

Rechazo el derramamiento de sangre gratuito y el dolor ajeno, dándome bastante igual el propio porque nunca sabré cuidarme como intento cuidar a los que considero los míos, con ese concepto tan olvidado que es la lealtad. Me desdoblo y por ellos me contradigo atacando a quién sea hasta agotarme, pero si es por mi mismo suelo optar por tragarme el orgullo y hasta que no estallo aguanto tirando de estoicismo.

Palestinian civilians and medics run to safety during an Israeli strike over a UN school in Beit Lahia, northern Gaza Strip early on January 17, 2009. A woman and a child were killed early today in the Israeli strike on the UN-run school in northern Gaza where civilians were sheltering from the fighting, medics and witnesses said. Fierce clashes were underway around the school as Israeli tanks exchanged fire with Palestinian militants, they said. AFP PHOTO / MOHAMMED ABED

Respiro y camino como un puto autómata pero me ahoga ser testigo de la humillación, sonreír entre tanta muerte, comer frente al hambriento, consumir a crédito, vestir dignamente mientras tantos visten con harapos y dormir bajo techo rodeado de indigentes. Todo sin creerme cómplice de lo infame solo por la moda idealista de cosificar con todo la responsabilidad. Hay responsables de que el mundo sea un lodazal con exceso de ánimo de lucro, y no somos ninguno de nosotros que vivimos desde las rodillas hasta el cuello, según donde nazcamos, enterrados en el barro.

Me cuestiono a diario, intento comprenderlo todo constantemente como una obsesión y solo sirve para negarme otra vez, para caerme aún peor cada día. No sé bien el motivo real pero suelo despreciarme para sentir ese extraño alivio de pelear con uno mismo, sin aburrirme de nuevo, hasta arrinconarme a golpes en una esquina del mundo y quedarme llorando en ese lugar imaginario desde el que no molestarme más.

2013121820142058663

Hago jirones mi alma a machetazos y la sangre tan oscura que brota a veces me marea, pero otras por desgracia me llena de ira. Solo quiero callarme y dejar de ver tantas sombras, pues hay demasiada luz y esperanza en el resto como para despreciar como un idiota tanta y tanta belleza, pasada y futura; tan injusta, mal repartida y siempre sin equidad alguna.

Soy pacifista y nada agresivo, pero tengo un poco de mala hostia porque me lacera cada día asumir que para no tener que luchar nunca más, tenemos que hacerlo ahora y durante toda nuestra vida.

Salud, abrazos y hostias.

10641215_734745449929266_42470844945887721_n

Deja un comentario